Mi Blog

Archive for mayo 2010

Arquitectura de la Información, ¿le suena? Lo más probable es que no, debido a que esta disciplina es uno de los grandes misterios que encierra el nuevo mundo virtual, ese que no vemos por la pantalla de nuestro computador, y que ni siquiera podemos llegar a dimensionar.

"Imagínese caminando entre edificios..."

Imagínese caminando por la avenida principal de su ciudad. Una calle llena de edificios que juegan con las formas y colores, materiales diversos y llenos de cualidades distintas, pero que unidos crean un espacio en donde pueden confluir de manera armónica un sinfín de construcciones, en donde “todos los elementos han de funcionar juntos” (1).

Algo así es la Arquitectura de la Información (AI). Este término, acuñado por Richard Saúl Wurman en 1976, se define como “la profesión se ocupará de aclarar lo complejo y de organizar el tsunami de datos que rompe en las playas del mundo civilizado” (2), en palabras más simples, es el trabajo de quienes se encargan de organizar la información disponible dentro de un sitio web.

Richard Saúl Wurman

Sin embargo, es complicadísimo para un arquitecto de la información hacer que los simples mortales comprendan su trabajo. “El hecho de que no podemos proporcionar una definición única, válida para cualquier propósito y escala, da pistas de por qué es tan complicado diseñar buenos sitios web” (3).

Creo que esto se debe a que la mayoría de los usuarios no se preguntan cómo se logró lo que está frente a sus ojos, sino que sólo se preocupan de consumir datos, por lo que el trabajo de estos arquitectos, queda relegado a la indiferencia y el olvido, aspecto que dificulta aún más la comprensión del término, lo que finalmente desemboca en “la lucha constante por el reconocimiento profesional” (4).

Como vemos, el desafío va más allá de delimitar las áreas en donde la AI se desarrolla, sino que también lograr posicionar el trabajo que se desempeña en este campo de la informática. Sino, ¿a quién podemos agradecer o recriminar lo que un sitio web me ofrece? Piénselo.

_______________________________

(1) Louise Rosenfeld y Peter Morville. “Arquitectura de la Información para la web”. Haz click acá para descargar.

(2) Jesús Bustamante. “La arquitectura de la información del siglo XX al XXI”. Haz click acá para descargar.

(3) Louise Rosenfeld y Peter Morville, “Arquitectura de la Información para la web”.

(4) Jesús Bustamante. “La arquitectura de la información del siglo XX al XXI”.

“La noticia es una conversación, no una cátedra” (1). Esto lo dijo Mark Briggs en su libro “Periodismo 2.0”. Cuando la leí, sentí que todo lo aprendido en estos casi 4 años de estudios relacionados con el periodismo informativo, se fue al tacho de la basura.

Portada del libro "Periodismo 2.0"

Cuando entré a estudiar, me enseñaron que noticia es un relato breve de un acontecimiento de interés masivo, tal como propuso Lorenzo Gomis hace ya algunos años. Pero, de un tiempo a esta parte, las cosas han cambiado. Según lo que aprecié en el segundo capítulo del libro en cuestión, llamado “Web 2.0”, las bases sobre las que se asentó el género periodístico ya no son lo que eran. “Los lectores ya no son los receptores pasivos de nuestros mensajes. Ellos crean, comparten y comentan” (2).

Si nos detenemos a pensar por un momento y analizamos la situación actual, especialmente dentro del periodismo digital, no tenemos cómo refutar la idea de Briggs. La participación de los receptores ha ido en aumento, y por lo mismo, la forma en que son capaces de recibir, y posteriormente analizar y comentar, los mensajes de los medios de comunicación.

Ejemplo de portal de noticias que permite comentarios (fuente: http://www.elmostrador.cl)

La mayoría de los portales de noticias, o las páginas web de diarios impresos, poseen un espacio en donde los lectores pueden emitir su opinión sobre el tema tratado (ver foto 2). De esta manera, la frase con la que comienza este post cobra sentido. Las noticias generan un debate importante y los usuarios web tienen ganas de expresarlo, nosotros, como periodistas, debemos escucharlo (o leer en este caso).

Las bases del periodismo han evolucionado con la integración de las herramientas digitales, la noción de un receptor pasivo ha quedado en el olvido y, por esta razón, como futuros profesionales de la comunicación, debemos ponernos al día y tomar en cuenta el consejo de Brigss: “Ellos buscan participar, así que ayúdelos (…) Sea proactivo en buscar retroalimentación” (3).

Tras reflexionar un rato, mi crisis vocacional desapareció y sentí que el periodismo es vanguardia y  me permite actualizar mis conocimientos según las nuevas tecnologías así lo demanden. El nuevo periodismo ha llegado para quedarse.

______________________

** Haz click ACÁ si quieres descargarlo.

(1) BRIGGS, Mark. “Periodismo 2.0”, pág. 40.

(2) Ibídem.

(3) Ibídem.