Mi Blog

Posts Tagged ‘internet

¿No les ha pasado que no pueden encontrar lo que buscan en un sitio web? A mí cientos de veces. Recuerdo que cuando estaba en IV° medio estaba buscando las mallas curriculares de las carreras que me interesaban. Ingresé al sitio de la Universidad de Chile y no pude encontrar la página con las especificaciones de la carrera de Periodismo. Me frustré y nunca pude saber lo que buscaba.

Imagen que ilustra el Diseño Centrado en el Usuario (haz click en la imagen para agrandar)

La culpa no fue mía, y aunque en ese entonces mi manejo en internet era báscio, los sitios web deben estar hechos a prueba de tontos. La clave de todo es la Usabilidad, “la medida de la calidad de la experiencia que tiene un usuario cuando interactúa con un producto o sistema” (1). En otras palabras, qué tan fácil de usar es un sitio web.

Para poder llegar a diseñar estas plataformas, está la Biblia de la web. El Diseño Centrado en el Usuario o DCU es un conjunto de reglas que basan su quehacer pensando en las necesidades de quienes navegarán por cada sitio. “Era el momento de observar cómo la gente usaba los sistemas y creaba sus propios modelos mentales a partir de los procesos de interacción” (2).

El poder está en cada uno de nosotros, personas comunes y corrientes que navegamos por internet, exploramos y recolectamos información, y está en nuestras manos abandonar o quedarnos en cada sitio que visitamos. Ejemplos bastan y sobran, tal es el caso del sitio oficial de la Provincia del Choapa. Basta una mirada para percatarse que es un desastre, terriblemente desordenado y sólo exhibe publicidad: lo primero que ignoramos en cualquier sitio web. El usuario ha quedado relegado a último plano.

Pantallazo del sitio oficial de la Provincia del Choapa

Tal como dicen en clases, no fue mi error no encontrar la información sobre la carrera de Periodismo en la Universidad de Chile. Quizás por eso tampoco estoy estudiando ahí. Tal vez el diseño de ese sitio no estaba centrado en el usuario. Lamentablemente esto pasa con frecuencia, porque “ponerse en la piel del usuario no es una tarea fácil” (3), pero es lo mejor que se piense primero en mí y que me faciliten la vida para navegar por internet, ¿qué mejor? Quienes son fanáticos del computador me entenderán.

______________________________________________________________

(1) “De la usabilidad a la utilidad. Capítulo 5”. Disponible acá.

(2) Hassan Montero, Yusef and Ortega Santamaría, Sergio.“Informe APEI sobre usabilidad. Capítulo 4. Diseño centrado en el usuario”. Disponible acá.

(3) Ídem.

Arquitectura de la Información, ¿le suena? Lo más probable es que no, debido a que esta disciplina es uno de los grandes misterios que encierra el nuevo mundo virtual, ese que no vemos por la pantalla de nuestro computador, y que ni siquiera podemos llegar a dimensionar.

"Imagínese caminando entre edificios..."

Imagínese caminando por la avenida principal de su ciudad. Una calle llena de edificios que juegan con las formas y colores, materiales diversos y llenos de cualidades distintas, pero que unidos crean un espacio en donde pueden confluir de manera armónica un sinfín de construcciones, en donde “todos los elementos han de funcionar juntos” (1).

Algo así es la Arquitectura de la Información (AI). Este término, acuñado por Richard Saúl Wurman en 1976, se define como “la profesión se ocupará de aclarar lo complejo y de organizar el tsunami de datos que rompe en las playas del mundo civilizado” (2), en palabras más simples, es el trabajo de quienes se encargan de organizar la información disponible dentro de un sitio web.

Richard Saúl Wurman

Sin embargo, es complicadísimo para un arquitecto de la información hacer que los simples mortales comprendan su trabajo. “El hecho de que no podemos proporcionar una definición única, válida para cualquier propósito y escala, da pistas de por qué es tan complicado diseñar buenos sitios web” (3).

Creo que esto se debe a que la mayoría de los usuarios no se preguntan cómo se logró lo que está frente a sus ojos, sino que sólo se preocupan de consumir datos, por lo que el trabajo de estos arquitectos, queda relegado a la indiferencia y el olvido, aspecto que dificulta aún más la comprensión del término, lo que finalmente desemboca en “la lucha constante por el reconocimiento profesional” (4).

Como vemos, el desafío va más allá de delimitar las áreas en donde la AI se desarrolla, sino que también lograr posicionar el trabajo que se desempeña en este campo de la informática. Sino, ¿a quién podemos agradecer o recriminar lo que un sitio web me ofrece? Piénselo.

_______________________________

(1) Louise Rosenfeld y Peter Morville. “Arquitectura de la Información para la web”. Haz click acá para descargar.

(2) Jesús Bustamante. “La arquitectura de la información del siglo XX al XXI”. Haz click acá para descargar.

(3) Louise Rosenfeld y Peter Morville, “Arquitectura de la Información para la web”.

(4) Jesús Bustamante. “La arquitectura de la información del siglo XX al XXI”.

Cuando leí Ensayo Sobre la Ceguera de José Saramago, lo encontré magistral, y ahora que vuelvo a encontrarlo en “El Mito Internet”(1), no puedo más que escoger a tan destacado escritor para el comentario de esta entrada.

"El Mito Internet" de Le Monde Diplomatique

En el capítulo “¿Qué es la comunicación?”, el Premio Nobel critica con mano dura la revolución digital. “Con la posibilidad de acceder de lejos a todos los documentos que necesitamos, el riesgo de deshumanización aumenta. Y de ignorancia”(2). Queda claro que el internet no sólo tiene una cara bonita. Pero me llama la atención cuando describe un escenario que, siendo fruto de la ciencia ficción, me es demasiado familiar: “Cada uno encerrado en su departamento, aislado de todos y de todo, en la soledad más horrible, pero conectado a Internet y en comunicación con todo el planeta”(3).

Comunicarnos se ha convertido en un acto impresencial e, incluso, impersonal. Podemos decir todo por MSN o Facebook, y nos acomoda. Pedir pololeo, terminar una relación, concertar citas, hacer trabajos en grupo, etc. Internet nos ha solucionado muchas cosas que nos complica hacer/decir a la cara.

Tal como dice el portugués, “como si derrepente la comunicación hubiese devenido un asunto de ángeles”(4). Hablar con otro ya no significa estar a su lado o escuchar su voz. ¿Es eso realmente comunicarse? Para mí sí lo es y me vuelvo cómplice al afirmarlo. Crecí chateando y entablé relaciones con gente que nunca había visto en persona, y no fue complicado. Al parecer, con el internet uno es capaz de liberarse, porque no ven si te sonrojas cuando te averguenzas o si lloras cuando te apenas.

Más que crititcar, creo que debemos  aprender y aprehender esta nueva manera de comunicarnos, porque no es menos válida al no ser en vivo y en directo. Esta innovación en la comunicación gana espacios en la vida cotidiana, especialmente entre los usuarios de la web y como soy parte de ellos, soy partícipe de esta nueva forma de comunión. La revolución digital me ha atrapado en la red y pronto seremos muchos más.

Lo siento señor Saramago, pero esta vez no le encuentro la razón.

_______

(1) Libro de la editorial “Aún Creemos en los Sueños”, perteneciente a la colección del periódico “Le Monde Diplomatique”.

(2) SARAMAGO, José. “El Mito Internet”, pág. 11

(3)Ibídem, pág. 12

(4)Ibídem.


pensamientos de último minuto

Mirones

  • 325 hits

I like this

He dicho!